La pastilla del día después, un recurso de emergencia

El 21% de adolescentes de 15 años ha tenido sus primeras relaciones sexuales. Diversos estudios confirman que el uso de la píldora anticonceptiva de emergencia, también conocida como «pastilla del día después», está aumentando, especialmente entre las chicas jóvenes. Según algunas encuestas, el 5,5% de chicas de 15 años que han tenido relaciones sexuales la han utilizado, y este porcentaje alcanza el 34% si consideramos a todas las menores de 25 años. Por otro lado, el 30% de la cifra total de usuarias de este anticonceptivo son adolescentes entre los 16 y los 19 años. De ellas, el 78% afirma haberla tomado al menos dos veces; no obstante, 8 de cada 10 dicen ignorar sus efectos. Es necesario, por tanto, que el profesorado tenga unas mínimas nociones acerca de este recurso.

Un anticonceptivo de uso puntual

¿Qué es?

Es un anticonceptivo oral –y no un abortivo– que permite evitar la fecundación después de haber mantenido relaciones sexuales. Se basa en una hormona, el gestágeno. Es un método de emergencia (en caso de rotura del preservativo, en relaciones no consentidas por la chica…), pero no se puede utilizar habitualmente. Se presenta en envases de dos pastillas, que se pueden tomar al mismo tiempo o en un intervalo máximo de 12 horas.

¿Qué efectividad tiene?

Un 85% las primeras 24 horas, y va disminuyendo. No se puede considerar eficaz más allá de las 72 horas, pero hay una versión válida hasta las 120 horas (5 días).

¿Es legal?

Sí. Se proporciona gratuitamente (o por un módico precio en función de cada comunidad autónoma), y para obtenerla hay que dirigirse a los servicios de salud. Desde abril de 1012, se necesita receta médica en todo el Estado. En las farmacias, se vende con receta previa y se tiene que pagar, y también se puede encontrar la versión que tiene validez hasta 5 días. Se puede obtener desde los 13 años sin consentimiento paterno; pero, antes de los 16, el médico tiene que valorar la denominada «madurez mínima de la persona». Algunos médicos alegan objeción de conciencia para no hacer la receta; en este caso, tienen que informar sobre dónde dirigirse.

¿Qué más tienen que saber los y las adolescentes?

No es un abortivo y, por tanto, no tiene ningún efecto si ya se ha producido la fecundación. Su uso continuado le resta efectividad y, además, puede tener efectos secundarios. No evita cualquier otra consecuencia indeseada de la relación, como las enfermedades de transmisión sexual. Así pues, se trata de un recurso ocasional que hay que conocer, pero con el que no se tiene que contar como anticonceptivo habitual.

píndola endemà

Información elaborada por la redacción a partir de informaciones de administraciones y entidades especializadas. En caso de necesidad, es imprescindible consultar los centros de salud más próximos o bien la web www.centrojoven.org

Anuncis

Etiquetes: , , ,

Categories: Info, Recursos

Conéctate a Aula de secundaria

Suscríbete a nuestros RSS y redes sociales para recibir actualizaciones

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: