A la universidad, por el bachillerato o por la formación profesional

 Juan M. Fresnillo, PTFP Edificación

Siempre se ha visto la universidad como un destino seguro para los estudiantes, como una especie de garantía para ganarse la vida cómodamente. Esto ha situado la formación profesional como un destino para aquellos que «no quieren estudiar y/o no sirven para hacerlo», aunque, contrariamente a lo que se piensa, en la formación profesional sí que se estudia.

Con el objetivo de que los estudiantes vayan a la universidad, el bachillerato se ha convertido en algo así como un entrenamiento para aprobar la selectividad. A menudo, los chicos y chicas que se considera que no podrán superar esta prueba no obtienen el título de bachillerato, y quedan excluidos del camino escogido por la mayoría. Probablemente, estos alumnos tienen aptitudes para estudiar y superar otro tipo de bachillerato, sin tener que superar las PAU, y, al mismo tiempo, muchos de los que las superan no necesariamente tienen que ir a la universidad, pero es lo que se espera que hagan, y lo hacen.

Repercusión social

3935245_xxl

En tiempos de bonanza, es fácil encontrar trabajo en diversos sectores laborales, y una parte de la sociedad no continúa los estudios porque se puede ganar la vida con relativa facilidad, sin mayor preparación profesional. Por otro lado, el acceso a la universidad aumenta; pero, si bien es fácil entrar, no lo es tanto salir de ella con éxito. El fracaso en los primeros cursos de muchas carreras amortigua las aspiraciones de los estudiantes, y muchos no la acaban. Si observamos la parte media de la ocupación laboral, vemos que existe una carencia de técnicos medios, mano de obra cualificada, trabajadores preparados técnicamente.

Otro camino

Es el de la FP, del que a menudo se afirma que «es más largo, porque tienes que hacer dos años de grado superior y después acceder a la universidad». Es una manera de verlo. Pero, si escogemos esta vía, el recorrido se muestra más interesante: de entrada, los estudiantes hacen lo que les gusta, lo que les proporciona interés por lo que estudian; obtienen herramientas para aprender el oficio elegido, y se desarrollan en el conocimiento de la profesión. La formación se completa haciendo prácticas en empresas del sector. En dos años, pueden obtener un título profesional que les permite incorporarse al mundo laboral.

Si quieren hacer estudios universitarios después de la FP de grado superior, se benefician de convalidaciones, y eso permite realizar los estudios universitarios de una manera más relajada y con una preparación y conocimiento de la profesión avanzados. Ayuda, también, a compatibilizar el trabajo como profesional del sector escogido y los propios estudios (otra manera de enriquecer la vida laboral de las personas).

Esto permite nutrir sobradamente a la población laboral en un nivel técnico intermedio, sin abandonar el destino final de aquellos que quieren continuar hacia la universidad.

El camino más recto no siempre es el más corto.

Las opiniones y comentarios que se hagan a través del blog o de facebook en relación con este artículo se publicaran en el número 4 de la revista Aula de Secundaria.

¡Os animamos a participar!

Advertisements

Etiquetes: , , , , ,

Categories: Artículos, General

Conéctate a Aula de secundaria

Suscríbete a nuestros RSS y redes sociales para recibir actualizaciones

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: