Tatoos y piercings, identidad y salud.

Estas dos «decoraciones corporales», en la piel de chicos y chicas, generan opiniones vivamente contrapuestas. Estética, responsabilidad y riesgo son algunas de las palabras que entran en juego. Por un lado, se considera una cuestión de identidad y de opciones estéticas personales, como la ropa; pero, por otro, incide directamente en la salud de los adolescentes. En los centros educativos, también genera situaciones y opiniones diversas, y reclama el necesario debate interno de cada instituto. Facilitamos una información básica, que puede ser de utilidad a los propios chicos y chicas, a los docentes y a las familias.

DO00312

Un tatuaje es una marca, una señal o un dibujo que se hace en la piel mediante la inserción de tinta o pigmentos bajo la epidermis. El tatuaje es permanente y puede sufrir modificaciones con el paso del tiempo. Este carácter irreversible, y la propia aplicación del tatuaje, hacen que se trate de una decisión importante.

Un piercing es una perforación de la piel para poner un pendiente, en diferentes zonas del cuerpo: ombligo, orejas, cejas, labios, lengua, pezones, genitales… Cada área comporta un procedimiento, unos riesgos y unos cuidados diferenciados.

Precauciones básicas

· Antes de decidirse, hay que consultar con un médico para informarse de las contraindicaciones que pudieran existir. Por ejemplo, las que afectan a la cicatrización cutánea, o la posibilidad de que un tatuaje en la zona lumbar pueda dificultar una posterior anestesia epidural.

· Es necesario que el chico o la chica firme un documento de consentimiento que incluye la práctica que se realizará, los riesgos sanitarios, los cuidados necesarios y las características de los productos y materiales que se utilizarán. En el caso de menores de 16 años, tendrán que aportar un certificado de madurez firmado por el padre, la madre o el tutor legal.

· Hay que dirigirse a un experto tatuador o perforador profesional, acreditado con diploma higiénico sanitario.

· El profesional debe lavarse bien las manos antes de hacer el tatuaje o piercing, y usar guantes de tipo quirúrgico de un solo uso. Asimismo, el instrumental debe estar debidamente esterilizado (o ser de un solo uso) y los pigmentos han de estar homologados. En los piercings, el pendiente ha de ser de acero inoxidable, de oro (14-18 quilates) o de titanio, y tiene que estar esterilizado.

· Si el tatuaje o el piercing no se realiza adecuadamente y con todas las medidas profilácticas, existe un importante riesgo de contagio de infecciones de la piel, hepatitis B y C, SIDA, tétanos y tuberculosis, así como riesgo de queloides (cicatriz protuberante) o alergias.

· No se puede aplicar un tatuaje en zonas con heridas previas, manchas o verrugas. Si se hacen diversos tatuajes o aplicaciones de piercings al mismo tiempo, hay que valorar la posibilidad de vacunarse contra el virus de la hepatitis B.

· Una vez realizado, hay que conocer las medidas necesarias en cuanto a cuidados, desinfección e higiene, y seguirlas meticulosamente. Si, a pesar de todo, la zona se infecta, hay que acudir a un médico.

Este artículo, publicado en el número 3 de la revista Aula de Secundaria ha sido elaborado a partir de informaciones de diversos organismos oficiales de salud.

Redacción

Más información

www.saludinforma.es/

www.juntadeandalucia.es/salud

Advertisements

Etiquetes: , , , ,

Categories: Artículos, General

Conéctate a Aula de secundaria

Suscríbete a nuestros RSS y redes sociales para recibir actualizaciones

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: