La orientación en la sociedad de la información y del conocimiento

JA_Planas_D-150x150

Juan Antonio Planas Domingo nació en Zaragoza. Maestro y licenciado en Ciencias de la Educación por la UNED. Ha sido miembro del Consejo Escolar de Aragón y del Consejo Social de la Universidad de Zaragoza. Es el Jefe del Departamento de Orientación del IES Tiempos Modernos de Zaragoza. Es el Presidente y fundador de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía. También ostenta la presidencia de la Confederación de las Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España (COPOE) formada por 25 asociaciones repartidas por todo el país. Autor de varias publicaciones de tipo psicopedagógico, participa y dirige varios másteres educativos, colabora con distintas universidades y en varios blogs educativos.

1-. ¿Puede explicar en qué consiste la orientación educativa?

La Orientación educativa es importantísimo en el sistema educativo actual. Los orientadores son la pieza clave para detectar a tiempo cualquier problemática educativa o personal en los alumnos, asesorar al profesorado y a las familias.

El nuevo rol de la orientación debe ser mucho más ambicioso dirigido a la formación y al asesoramiento al profesorado tanto a nivel individual como colectivo, y no tanto a las intervenciones clínicas centradas en unos pocos alumnos. En la nueva dimensión de la orientación debe abarcar a toda la Comunidad educativa, es decir, a la totalidad de los alumnos, de los profesores y a las familias.

El papel del orientador debe ir más hacia la formación del profesorado y las familias para que a través de éste incida en la mayor parte de alumnos. En ese sentido se puede aprovechar nuestra formación psicopedagógica y experiencia docente en la formación inicial del profesorado tanto de infantil y primaria como de educación secundaria. Hay que rentabilizar los efectivos actuales y ampliar su número para poder hacer efectivo realmente el papel de formación del profesorado. Hay que tener en cuenta que en estos momentos se está llevando a la práctica por primera vez en España, los másteres de formación del profesorado para Ed. Secundaria sustituyendo al CAP. El gran cambio es que el profesorado está realizando unas prácticas reales en los centros educativos. Se han seleccionado determinados centros y profesores para que sean los tutores. Proponemos que sean los orientadores quienes contribuyan a la formación de esos futuros profesores. Los orientadores de Ed. Secundaria tenemos formación psicopedagógica y didáctica y tenemos menos carga lectiva. Si se potenciara la presencia de dos orientadores en los institutos y aumentaran los efectivos de los equipos de orientación, uno de ellos podría dedicarse a la formación de esos futuros tutores. Si realmente las autoridades españolas se lo creen no va a quedar otro remedio que invertir y eso significa formar bien al profesorado para que esto se pueda llevar bien a la práctica. De la misma manera podemos contribuir a la cada vez más necesaria formación de las familias.

El papel que asigna a los orientadores en la LOE es imprescindible para que funcionen determinados programas, por ejemplo la evaluación psicopedagógica para acceder a los programas de integración o compensatoria, programas de aprendizaje básico (PAB), programas de refuerzo, orientación y apoyo (PROA), diversificación curricular o programas de cualificación profesional inicial. (PCPI). Es paradójico que por un lado, se asignen cada vez más funciones y, por otro, se escatimen recursos humanos y no se reconozca explícitamente nuestra labor.

2-. ¿Cuáles son las tendencias futuras en la intervención psicopedagógica?

Las tendencias futuras en la intervención psicopedagógica es que debe ser más sistémica y preventiva. Por ello, la intervención ha de ser menos clínica basada en unos pocos alumnos y más psicopedagógica con intervenciones globales y conjuntas con el resto del profesorado. Por ejemplo en lugar de incidir exclusivamente en un alumno con problemas de hiperactividad y déficit de atención es preferible que la intervención sea a nivel de aula teniendo en cuenta a todos los alumnos que también pueden contribuir a ayudar al alumno con problemas.

Se está observando que la orientación cada vez va a ser más importante en la sociedad del futuro. Ahora cuando se está desarrollando la LOE, los profesionales de la educación vemos prioritario que se tengan más en cuenta las medidas preventivas. Es necesario intervenir en los problemas antes de que se hagan más serios e irresolubles. No es lo mismo incidir en los problemas de aprendizaje, en los trastornos de personalidad, en la desmotivación o en la baja autoestima cuando éstos empiezan a aparecer que hacerlo al cabo de varios años. Posiblemente entonces sea demasiado tarde porque se producen expectativas desfavorables, conductas disruptivas, escasos hábitos de trabajo y un sinfín de dificultades que suponen un malestar para el alumnado y las familias. Por mi experiencia de más de 20 años como maestro y como orientador he comprobado que cuanto antes se incide en cualquier problema educativo, por ejemplo en las dificultades en la adquisición de la lectoescritura, mejor pronóstico tiene e futuro.

No es lo mismo dar clase a un grupo homogéneo que a otro heterogéneo, con diferentes capacidades y rendimiento tanto por debajo como por arriba. Hay que asesorar al profesorado en cuanto a problemáticas que antes no existían o se desconocían. También precisan orientación en temas como: materiales específicos para trabajar en la diversidad, agrupamientos más reducidos, las nuevas tecnologías aplicadas a la educación, información sobre instituciones especializadas, mejora de la tutoría, medidas para mejorar la convivencia en la comunidad educativa, etc. Igualmente, pautas educativas para trabajar con los alumnos discapacitados, grupo que presenta una grandísima variabilidad en cuanto a la tipología, los requerimientos y los programas de intervención a desarrollar con ellos, así como una necesidad importante de coordinar las actuaciones de todos aquellos profesionales que trabajan con estos alumnos

3-. ¿Qué percepción tienen las familias sobre la labor de los orientadores?

En general, son las que más aprecian nuestro trabajo. Ellos son también quienes más sufren la escasez de recursos. Cuando una familia se encuentra con un hijo disruptivo, desmotivado, con dificultades de aprendizaje o que está sufriendo acoso escolar, no podemos consolarles emplazándoles a soluciones generalistas a varios años vista. Es preciso dar respuesta rápida. Con el modelo actual es prácticamente imposible atender debidamente a la totalidad de los casos con el tiempo y la dedicación necesaria. Los orientadores coincidimos con este diagnóstico de la situación. No podemos continuar con este proceso tan lento y burocrático, ya que los problemas del día a día no entienden de burocracia sino de intervención inmediata. ¿Cómo podríamos explicar a un adolescente que viene voluntariamente a nuestro despacho para comentarnos una crisis de ansiedad derivada por la separación traumática de sus padres y le digamos que no podemos atenderle hasta dentro de quince días porque hay que elaborar veinticinco informes en los próximos días?

4-. ¿Y que percepción tiene el profesorado?

Hasta hace unos años había una parte del profesorado que asociaba la existencia de orientadores a más conflictos en las aulas y a más trabajo para el profesor. (Había que atender a la diversidad, realizar adaptaciones curriculares, cambiar metodologías, etc.). Por desconocimiento se nos acusaba de todos los males del sistema educativo. Por suerte, conforme nos van conociendo la visión ha cambiado totalmente. La mayoría del profesorado no sólo nos ve imprescindibles para que funcionen correctamente los centros educativos, sino que con frecuencia ellos mismos nos solicitan asesoramiento y orientación. No es lo mismo dar clase a un grupo homogéneo que a otro heterogéneo, con diferentes capacidades y rendimiento tanto por debajo como por arriba. Porque frecuentemente nos olvidamos de los alumnos con altas capacidades donde la orientación es tanto o más importante. Hay que asesorar al profesorado en cuanto a problemáticas que antes no existían o se desconocían, como el déficit de atención, la hiperactividad, las ludopatías, la anorexia, la bulimia o la drogadicción. También precisan orientación en temas como: materiales específicos para trabajar en esa disparidad, agrupamientos más reducidos, las nuevas tecnologías aplicadas a la educación, información sobre instituciones especializadas, etc.. Por eso cada vez se nos valora más y la aceptación entre el profesorado es mayor.

5-. ¿Puede explicarnos el trabajo diario de un orientador?

1777454_xxl

El día a día de un orientador es extremadamente complejo. Si es importante poseer una gran capacidad emocional para ser un buen profesor, en el caso del orientador es todavía más necesaria. Continuamente estamos resolviendo conflictos y problemas, en ocasiones muy duros, como puede ser asesorar sobre una violación de una menor, o comunicar el fallecimiento de los padres. Disponemos de un tiempo en el que debemos planificar perfectamente si vamos a aplicar unas determinadas pruebas a ciertos alumnos, mantenemos frecuentes entrevistas tanto con profesores como con familias o con el propio alumnado, dirigimos las reuniones con los tutores, participamos en las reuniones de las Comisiones Pedagógicas, nos coordinamos con otros servicios sanitarios o sociales y en secundaria también impartimos docencia. Pero hay que tener la suficiente flexibilidad mental para adaptarse a exigencias sobrevenidas. Por ejemplo si surge un conflicto entre alumnos o entre ellos y profesores debemos intervenir inmediatamente, de igual manera ante problemas inesperados (imaginemos que un chico nos pide una cita porque está pensando en suicidarse) Dedicamos un buen tiempo en asesorar a las familias, porque la sociedad es cada vez más compleja y no existen los patrones de respeto a la autoridad paterna propios de otras épocas. Los padres lo tienen mucho más difícil. En mi trabajo como orientador me he encontrado con problemas como celos, ansiedad, estrés, desobediencia, temores irracionales, agresividad verbal, violencia física, trastorno negativista desfiante, etc. Con las exigencias laborales, que impiden a los padres y madres estar un mínimo de tiempo con los hijos, o con el aumento de familias monoparentales aparecen problemas desconocidos hasta ahora.

6.- Para los orientadores ¿está siendo un problema el idioma o las diferentes culturas?

Es un reto educativo más, complejo y difícil sobre todo porque el profesorado no ha tenido formación inicial. Antes apenas había alumnos extranjeros que no conocían nuestro idioma y ahora hay un número significativo que tienen otra raza, religión, costumbres…. La necesidad de escolarizar con normalidad a estos alumnos es un proceso que nos va  a llevar muchos años. No hemos sido muy conscientes y hay retos importantísimos como el idioma, En Aragón tenemos al menos el Centro Aragonés de Recursos para la Interculturalidad, que facilita material y asesoramiento. No obstante,  en cada centro educativo debería haber un protocolo de acogida para la llegada de alumnos sean cuales sean, que tuvieran un alumno que les hiciera un poco de maestro de ceremonias y los profesores disponer con la suficiente antelación de unas pruebas para conocer el nivel y también la disponibilidad para realizar los agrupamientos necesarios.. Lo que no se puede hacer es improvisar hay que organizarse con mucha más previsión.

7. ¿Cuál es la  formación inicial del orientador?

Se accede a la especialidad de orientación educativa aprobando las oposiciones para el cuerpo de profesorado de Educación Secundaria. La mayoría de nosotros somos licenciados en psicopedagogía, pedagogía o psicología y una buena parte, además, es maestro. Aunque la formación inicial es importante, aún lo es más la permanente. Hay que tener en cuenta que la sociedad es muy compleja con diversas y cambiantes ofertas formativas y laborales. Con trastornos y problemáticas por parte de los alumnos que van  cambiando con rapidez. Por tanto, hacen falta profesionales preparados en esas problemáticas tan específicas y con un profundo conocimiento de las necesidades educativas del alumnado.

Además hay que tener en cuenta el nuevo reto de colaborar en la formación y asesoramiento del profesorado. La mayoría de nuestros profesores tienen interés, se reciclan continuamente, se preocupan por sus alumnos y familias, sin embargo su tarea es titánica pues deben remar en demasiadas ocasiones contracorriente: la nefasta influencia de determinados programas televisivos, la actitud excesivamente permisiva de algunas familias, un sistema educativo demasiado rígido y poco adaptado a las exigencias de la sociedad actual y sobre todo, una deficiente formación psicopedagógica. En general la formación disciplinar que han recibido es excelente, pero si no se tienen recursos para solventar estas cuestiones relacionadas con la dinámica de la clase de poco sirve su bagaje de conocimientos. Para ello, además de la formación es preciso el apoyo de una sólida red de orientadores y reducir las ratios y dimensiones de los centros. Desde mi punto de vista se precisa sobre todo una sólida formación en educación emocional tanto para aplicársela a sí mismo como para tenerla en cuenta en la interacción con sus alumnos, familias y compañeros. Sin unas habilidades mínimas de tipo social y emocional por muchos conocimientos y destrezas adquiridos les van a servir de bien poco.

8-. ¿Cuándo deben intervenir los orientadores?

Cuando no se interviene a tiempo abocamos a un alumno durante muchos años a que esté fracasado en la escuela y después se le encamine hacia unas opciones que le cercenan tanto sus posibilidades educativas como laborales. Apostamos por que un alumno tenga una atención especializada desde el principio, si es en Infantil mejor que en Primaria. Porque si no, el alumno tiene problemas de autoestima, cada vez tiene menos perseverancia en su trabajo, los padres empiezan a desmotivarse porque su hijo no obtiene resultados positivos a pesar del esfuerzo y algunos profesores dejan de lado a esos alumnos con más dificultades. Es muy difícil salir de ese círculo vicioso Si estas medidas se toman al principio todo es mucho más fácil. Como orientadores pensamos que si se invirtiera más en los profesionales dedicados a esta tarea (orientadores, profesores de P.T., de A.L, de Compensatoria y Trabajadores Sociales) se ahorraría muchísimo dinero y también supondría mejorar el estado anímico de los alumnos. Sin duda alguna, estas medidas en el futuro también redundarían en la mejora de la convivencia entre los alumnos. Otro aspecto a considerar es que la escuela ahora es mucho más compleja que le escuela de hace años, en el sentido de que hay alumnos más diversos. En estos momentos todos los alumnos están escolarizados desde los tres hasta los dieciséis años: los que tienen dificultades de aprendizaje, diferente capacidad, motivación o intereses, y además están llegando alumnos extranjeros con lo cual la heterogeneidad del alumnado es mayor que nunca.

Aunque la LOE establece un marco general aceptable, a nivel de orientación está apenas desarrollada. Por otro lado, en España disponemos de un complejo sistema de orientación dependiendo de cada Comunidad Autónoma. En Infantil y Primaria existen orientadores que están a tiempo completo en determinados centros y en otras comunidades están integrados en equipos de orientación que atienden esporádicamente a cada centro. En Educación Secundaria el modelo es más homogéneo (salvo en Cataluña) a través de los Departamentos de Orientación. En general en infantil y primaria, el trabajo fundamental es de diagnóstico en secundaria se dedica más tiempo al asesoramiento de los alumnos tanto personal como académico y profesional.

9-.¿Cuáles son las propuestas del colectivo de orientadores para el futuro inmediato?

Según informes del propio Ministerio de Educación el fracaso y el abandono escolar no está disminuyendo. Al contrario va en aumento. A mi parecen son dos de los problemas más importantes del sistema educativo español. Con frecuencia se ha gastado demasiada energía en debates estériles que no tienen nada que ver con las preocupaciones reales de la sociedad (por ejemplo con la asignatura educación para la ciudadanía o la de religión). Para el colectivo de orientadores es imprescindible adaptarnos a las nuevas necesidades del alumnado y de la sociedad actual. Por tanto, las metodologías deberán ser más participativas por parte del alumnado. Habrá que tener en cuenta el aprendizaje cooperativo y colaborativo. Los alumnos de hoy en día aprenden más por la vía visual que por la auditiva y están familiarizados con las nuevas tecnologías. La metodología y los contenidos actuales no pueden permanecer ajenos a esta realidad.

En cuanto a la formación inicial y permanente del profesorado es imprescindible que se tenga en cuenta la formación psicopedagógica. Es paradójico que el profesorado de educación secundaria no ha recibido prácticamente nada de esta formación y aún así se alcen voces criticando la necesidad de esa formación psicopedagógica. Hay excelentes profesores que tienen una habilidad especial para educar. Sin embargo, todos precisan de orientaciones concretas y adaptadas a la realidad de nuestras aulas. Tienen derecho a que personas con experiencia les formen en cuestiones relacionadas con la dinámica de la clase, en la resolución de conflictos, en la atención a la diversidad, en la evaluación, en la observación, en la educación emocional, etc. Dar clase es muy complejo. No podemos dilapidar a excelentes profesionales que han desistido de esta hermosa tarea de enseñar porque ni siquiera tuvieron la oportunidad de realizar unas prácticas que les hubieran permitido adaptarse mejor a la realidad de nuestras aulas. Por eso planteamos que los orientadores podemos y debemos contribuir a la formación del profesorado.

El modelo de orientación que planteamos es el de una Orientación de calidad para toda la comunidad educativa y a lo largo de toda la vida. Por tanto, habría que contemplar de igual manera la orientación en los centros de personas adultas, en la Universidad y en las Enseñanzas Artísticas.

Independientemente de la etapa no es de recibo que un solo orientador deba atender a más de 1.000 alumnos con sus respectivas familias. Pensemos en que sólo hubiera un médico en cada localidad sin tener en cuenta el número de habitantes. Nuestra Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España desde siempre ha planteado que serían necesarios muchos más orientadores para contribuir a que nuestro sistema educativo fuera de calidad. Tal como recomienda la UNESCO, sería necesario una ratio de 1 orientador por cada 250 alumnos.

Advertisements

Etiquetes: , , , ,

Categories: Artículos, General

Conéctate a Aula de secundaria

Suscríbete a nuestros RSS y redes sociales para recibir actualizaciones

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: